domingo, 24 de marzo de 2013

SÁBADO DISTRITO FEDERAL


Fui al centro con un objetivo: comer sushi. Amanecer y ocaso de un arte oriental. Luego, Saturnino Herrán y Jorge González Camarena hicieron de las suyas: a continuación la historia de un breve alucine con la pintura mexicana del siglo XX. 

No tenía nada qué hacer, así que, tras una recomendación poco confiable (de una ex novia)  me dirigí a un bufet de sushi (cuyo nombre omitiré para no darle más publicidad), ubicado en la calle cinco de mayo del Centro Histórico de la Cd. de México. Ciento cinco pesos costaba el chistecito. 

- Ni pedo: lo pago. 

Un asiático me señaló la mesa. 

- ¿Mesapalauno?

 Se trataba del dueño. De inmediato te das cuenta porque nomás ve cuánta gente entra, da  órdenes a todos los meseros, pero sobre todo, porque sólo un asiático es lo suficientemente transcultural para matar dos párajos de un solo tiro: comida china y japonesa en el mismo lugar, que, dicho sea de paso, estaba lleno. Como buen muerto de hambre, me senté en la primera fila, cercana a la barra. No me serví sopa, ni nada de la comida china,  saturado con grasas para llenar más rápido al bufetero inexperto. Pero yo soy un iniciado. Nada de rollos rebozados, ni refrescos. 

20 minutos más tarde, no podía zamparme uno más.  Vencido por un chino que hace sushi en México.

Fue una decepción. Mi expectativa por el platillo oriental fue alta y pagué el precio (metafórica y literalmente). Primero, casi todos los rollos eran de surimi, adornados con frutas o vegetales.  Si no lo pides, jamás verás jengibre ni wasabi.  El jengibre tampoco era su mejor atributo: seco y con un sabor amargo, ponía en tela de juicio su procedencia y fecha de caducidad.  Los aguacates en plena oxidación  me transportaron a mis clases en el laboratorio de  Química.  Es triste decir que para comer con calidad, a veces se tiene que pagar más o comer en casa.  (Si saben de un mejor lugar,  díganmelo en SE VALE COTORREAR, en la parte derecha del blog). 

Lo único bueno que ocurrió, fue la aparición triunfal de una señora que, en mis más lujuriosas ensoñaciones, otorgué el título nobiliario de Doña nalga.  Acepté mi derrota y me despedí de los glúteos de oro, con un adiós visual tan entrañable, que casi lloro. 



Después, como ejemplo de un  sinquehacer que se respeta, deambulé por las calles y terminé en el MUNAL, donde la exposición temporal es sobre  José Guadalupe Posada. Me reí un buen rato con ese cábula y también me dio miedo su manejo de la delgada línea entre el humor y la muerte. Pero la verdad, lo que más me gustó está  en la colección permanente del primer piso.



 Están las vacas sagradas y los asistentes, cumplen su papel de adoradores paganos. No obstante, topé las dos pinturas más precisas a mi consideración: El perico de un prócer al que le tengo diversas veladoras prendidas: Jorge González Camarena.  La otra es La Dama del mantón de Saturnino Herrán. La primera es una combinación de vanguardias y un dominio del color que me  dijo: nunca intentes pintar, no la cagues.  La segunda, un agasajo del gesto.  Un montón de inferencias que no repito, no por censura o evitar la pretención, sino para que vayan y las topen. Son un alucine visual. Les dejo las fotografías para que sepan cuáles, pero eviten contemplarlas y mejor dense una vuelta, no desgasten más su aura. Lleguen antes de las 5:00 o  don ruco  te corre con la mirada, como fue mi caso.



P.D.: Esta entrada no está patrocinada por el MUNAL ni algo parecido, pero hay que reconocer que esas dos pinturas (y otras más que no llamaron tanto mi atención, pero pueden ser un alucine para ti, querido lector)  me dieron un momento de profunda reflexión y me emocionaron como niño. 

viernes, 22 de marzo de 2013

EL MANDADO

Llego a casa con la panza pulsante por comida.  Lanzo todo mi mugrero de la escuela a la cama. Me dirijo al baño. Lavo mis manos. Sonrío frente al espejo con mi habitual optimismo.  Tomo asiento en la mesa y, con la elocuencia que me caracteriza,  pregunto a  mi madre: 

- ¿Qué hay para comer? 
- ¡Ah qué bien chingas, cabrón! Albóndigas con arroz - contesta.

Como si se tratara de un reo de poca monta, encarcelado en un penal de mínima seguridad al norte del país, dejo escapar una sonrisa.  Me cercioro de que las esféricas de res estén en salsa de chipotle. Afirmativo. El arroz es blanco. Busco,  bajo la desesperación más profunda, una bolsa de papel con bolillos.  

- Nomás hay tortillas. ¿Quieres? ve por ellos - añade.

Miro el televisor, aquel gigante tímido McLuhaniano, sintonizado en el canal número trece. Patricia Chapoy comenta la colaboración de Joan Sebastian con un músico estadounidense. Busco el control. 



-  ¡No le vayas a cambiar, eh cabrón! no seas arbitrario.
-  Oh,  nomás termino de comer y le regresas.
-  No, no, no: yo la estoy viendo.
-  Ándale...
-  Bueno, pero ve por un refresco a la tienda.
-  Órale.
-  Pero... pon la mitad, porque no tengo cambio.

 Rara vez bebo refresco. No quiero hacerme el exquisito: disfruto un buen vaso con agua fría. Ya ni considero los datos que he recibido sobre las empresas refresqueras, sus lamentables políticas alimenticias y económicas.  Sin embargo,  debo decir que  los elementos que componen mi árbol genealógico materno, son serios y comprometidos consumidores de bebidas gaseosas. Bodas, bautizos, cumpleaños,  primeras comuniones, confirmaciones, quince años, funerales, en fin,  no importa el carácter del evento que convoque a mis parientes, indiscutiblemente estarán presentes los líquidos efervescentes en todos los sabores  y tamaños. Luego está  su predilección por las cubas: esa amalgama nefasta me proporcionó los suficientes testimonios familiares (los tíos que se caen de borrachos; los chistes sexuales de las tías; ; los primos que retaron a sus padres, armados por el valor etílico; los menores de edad borrachos a escondidas; mi madre bailando el mariachi loco...) para detestarla. 

Soundtrack de mi infancia

  Aunque no lo recuerdo,  podría apostar  a que mi familia hidrató a todos mis coetáneos, desde las etapas más tempranas de su existencia, con las aguas negras del imperialismo yanqui. La mamila con refresco de cola se convirtió en el calmante  no recetado de mi generación. Y todavía me pregunto ¿por qué padezco  gastritis, si aún estoy en la flor de mi juventud? 

Padres: están haciéndolo bien

  Cojo las llaves y el cambio que me sobra. Salgo del apartamento y en el pasillo ya me espera Osiris, el perro de la vecina, aquella poetiza del muralismo, posible reencarnación de Sor Juana Inés de la Cruz y José Clemente Orozco. Bendito dios, la reja que separa nuestros condominios me salva de las garras del dios egipcio. Continúan sus ladridos incluso después de que abandoné el edificio: desde afuera lo oigo.

Desde hace tres o cuatro meses, inspirada por Estados Unidos,  La Huasteca -tienda de mi preferencia-  inició un bloqueo sobre  los  productos que me gustan y por los cuales, acudo a ella. Ya no surte los totopos en salsa verde de la pequeña empresa que los hace, y la única  marca de refrescos que realmente disfruto,  que para fines no comerciales llamaré  Monteleal,  fue limitada a los sabores de fresa y manzanita, mientras que mis favoritos son los de manzana y sangría. Ante tales circunstancias, me he visto en la penosa, traicionera necesidad de acudir a otros establecimientos en busca del precioso líquido, en particular a la tienda de oriente 85, con todo y que el hijo de la dueña me contesta más a huevo que de ganas. 

La Huasteca

Pues, como iba diciendo, camino hasta la esquina y le pido al joven dependiente un monteleal de dos litros de manzana o sangría.

- Sólo tengo de Naranja.

Cualquiera pensaría que una colonia con abundantes misceláneas debería ser motivo de agradecimiento.  Me dirijo hasta la setenta (vivo en la 66) tras haber agotado las opciones más cercanas. No maneja monteleal. Dejo mi orgullo atrás y llego hasta la Pily,  pues la hija de la dueña me gustaba en mis años de adolescente, hasta que se embarazó. 

La Pili

- Que no esté Oliva, que no esté Oliva - voy rezando en voz baja.

- ¿Qué te voy a dar, hijo? - me pregunta su mamá.

Le digo y me contesta que no tiene. 

- ¿Voy hasta la casa de Eder? No chingues,  no voy a ir hasta Molina. Mejor me lanzo al OCSO de congreso, seguro que allá sí tienen y  mientras pregunto en las tienditas que hay de camino.

Paso por mi calle de nuevo, que ya la veo como checkpoint de videojuego. 

- ¿A qué voy a la Huasteca? ¿para que me salgan con sus chingaderas? 

Avanzo hasta oriente 87. Llego a la tienda de doña lucha, donde antaño jugaba maquinitas después de la secundaria. No hay nadie. Me asomo al refrigerador detrás del mostrador, con el temor de que me vean y piensen que me quiero robar algo. Ni sus luces de la doña. Pura agua mineral. Continuo la marcha hasta la tienda de conveniencia  y entro. Pomos bloquean los pasillos, tengo que ir hasta el último. 

doña lucha

SIGA PARTICIPANDO, parecen decirme los anaqueles del OCSO sin Monteleal.

- Ya no es por el refresco, ¡es por mi dignidad como ser humano! El sistema no me someterá, no consumiré sus migajas, sino lo que busco - digo para mis adentros y me siento convencido por mi propio discurso- En el mercado a huevo que hay.

Llego al mercado de la río blanco. Pregunto en todos los locales y me dicen que vaya la tiendita del final, que allí venden.   Acudo a la susodicha  y el vendedor me dice que nomás hay de fresa. Conservo la calma y voy  a la salida del mercado. Me encuentro con la güera, mi gran amor de la secundaria.   YO NOMÁS VENÍA POR UN MONTELEAL DE DOS LITROS

Mercado 

- Esto ya se volvió personal. Me vale madres si tengo que ir hasta el güolmart,  no le hace que mis albóndigas queden todas culeras, pero tengo que encontrar el chingado Monteleal de manzana o sangría.

Ruta a güolmart

Cruzo congreso de la Unión sobre oriente 91. En la esquina de la 60 hay una tienda. Finalmente, encuentro Monteleal de dos litros: un envase de sangría y otros dos de manzana. 

"Me llevo el único de sangría y  de paso se la aplico al próximo pendejo que busque de ese sabor" pienso mientras sonrío, orgulloso de mi pírrica victoria.

- ¿Cuánto le debo, joven?
- 14 pesos.

Cuento peso sobre peso. Dos, cuatro, siete, diez, doce... 

- ¿Cuánto me dijo?
- 14 pesos.
- No me alcanza,  gracias.

Salgo de la tienda de raya. Con 12.50 pesos en la mano, miro al cielo y me pregunto si seré la función estelar. 

Tienda de raya, La Gardenia


PUNTO SIN RETORNO

Confiado de que los comerciantes respetarían el IPC, salí de casa con 1.50, según yo, "de más", porque en la Huasteca lo pago en 11. Ante tales circuntancias, decido ir hasta plaza tepeyac, ya que en el supermercado, tienen los precios más bajos siempre.  Cruzo norte 60. Paso  por los caldos de gallina.

- Mi mamá no me creerá cuando le diga hasta donde vine. 

Ya pregunté en alrededor de 15 tiendas. Me río para no llorar. En la banqueta de enfrente, un local. 

- Si ahí no tienen, ya me voy sin escalas hasta tepeyac.

Entro al diminuto loca. Suena Uno solo, de Frankie Marcos. Le pregunto al señor que despacha por el refresco y me dice que abra el refrigerador de la izquierda, en la parte de abajo. Sólo veo de naranja y fresa. Saco el resto y hay dos de manzana. Tomo uno.



- ¿Cuánto le debo?
- 11.00 pesos.
- Aquí tiene, gracias.

El camino de regreso fue silencioso. Conforme cobraba conciencia de mis actos, más estúpido me sentía.  Llegué a casa. Mi madre ya hasta estaba en su cuarto. Mis albóndigas,  secas. Me serví un vaso con Monteleal y comí mientras veía ventaneando. Al parecer, Diego Luna se divorcia...



P.D.: Ningún envase de Monteleal fue lastimado durante la búsqueda.
P.D. 2: El arte de buscar, parece ser la justificación de mi entrada.

jueves, 21 de marzo de 2013

VIVO E INDOMABLE II

Comenta en la sección a tu derecha SE VALE COTORREAR. Haz feliz a un infeliz.

Continuamos con más Rock minado   de referencias para el escucha chismoso y sin quehacer.



1980. Dead Kennedys.  Camboya y  su régimen comunista. Pol Pot. La guerra de Vietnam. El sueño americano, ignorante del mundo detrás de sus fronteras. Servicio militar: te toca porque te toca. Holiday In Cambodia: Música para sacarse de onda en un centro comercial, en Starbucks, en la colonia condesa...  


De la serie Escucha algo de provecho, como Arjona.




1990. Pixies.  Los años grunge. La posmodernidad  en almíbar.  El grupo de Massachussets rescata un metarrelato: Sansón y Dalila. Amor, traición, catarsis... mitología. Creadores del método  Ruidoso, SILENCIOSO, ruidoso. Gouge Away para el alma. En vivo, te sacan hasta la cerilla de la crisma.



Kim deal lo mantiene simple



1969. Led Zeppelin. Mucho tiempo pensé que la siguiente canción era sobre desamor -¡oh irrisorias  conjeturas de adolescente soñador: se van para no volver!-. Dirigirse a Mordor con el  objetivo de destruir el anillo más poderoso de la tierra media,  por el que fácilmente te darían dos mil pesos en el monte de piedad, no es fácil, -pero sí bastante aburrido-.   Algunos de los asiduos seguidores del libro y las películas del  "El Señor de los Anillos", toman Ramble On  como evidencia y  afirman que la banda británica está más cerca de Rata Blanca, que de Black Sabbath. No obstante, Ramble on es una melodía que deja su sello de garantía en tu ropa interior.

Sam nunca recibirá el crédito por todo

domingo, 17 de marzo de 2013

VIVO E INDOMABLE (PARTE I)

NOTA: expresa tu opinión en la sección de SE VALE COTORREAR. Cada comentario hace sonreír a mi amargado corazón. >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>


La relación que tengo con el rock ha sido como un noviazgo;  primero empezó con la atracción,  luego vino el enamoramiento, las citas, los gastos, la estabilidad. Con los años llegaron las decepciones, las peleas, los engaños, las rupturas, la soledad, el desprecio, los celos,  las segundas y hasta terceras oportunidades, las dudas y finalmente, el  amor verdadero.  

Ejemplo de amor verdadero


Durante el proceso, descubrí que las canciones tienen vida autónoma sobre sus creadores (algunos covers son mejores que la canción original),  y me revelaron mundos que no conocía, incluso pueden torturarme con ellos,  pero el aprendizaje y las sensaciones provocadas,  ayudan a que entienda y disfrute  la vida que llevo, a veces hasta para expresarme (los lectores iniciados del blog, notarán el  molesto vínculo entre el rock y mis entradas).



Hacia su forma de expresión quiero dirigirme: el rock tiene tantas configuraciones, estilos, características, que abruman al enamorado primerizo, sin mencionar el limitante de las lenguas que incluyen abstracciones gramaticales,  idiolectos y otros aspectos lingüísticos nada fáciles de vencer.  No obstante, he encontrado que el rock no se trata de viejos lugares comunes como drogas y sexo:  también ha reflexionado sobre la filosofía, la política, la historia y muchas disciplinas más. Sobre su capacidad instructiva (aunque no precisamente intencional), quiero dedicar algunas entradas con canciones que aborden diversos temas que me explicaron o hicieron mención de asuntos de los que no tenía ni idea y picaron mi curiosidad para poder comprenderlos mejor y que quiero compartir contigo, querido lector (aclaro que no es mi intención competir contra el blog del hombre mojón [porque ganaría]).

¡A LO QUE TE TRUJE, CHENCHA!

Conocí a Rage Against The Machine en la secundaria, por un grupo de compañeros muy hostiles conmigo.  Paradójicamente, esta banda se pronuncia contra la injusticia, supongo que mis compañeros escuchaban sus canciones de oídos para afuera, tal vez por pose o porque era algo que en el tianguis del chopo se vendía y respetaba.  People Of The Sun  es una canción que trata sobre la violenta conquista (yo diría masacre) de América por los europeos, el levantamiento en armas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional  en Chiapas, durante la década de los años noventa. El título de la entrada corresponde a un verso de la canción.  Música que irritaría a mi maestro de propaganda. =D




Las dudas existenciales nos alcanzan de vez en cuando. David Bowie escribe al respecto en Quicksand,  tema que pertenece a su disco Honky Dory de 1971.  Personajes del Ocultismo, el fracaso de las promesas  políticas,  las mentiras del Cristianismo, las revelaciones del Budismo, y el potencial para transformarse en el Übermensch son parte de los elementos que componen la canción.





 Al terminar la Segunda Guerra Mundial,  hubo dos bloques ideológicos que dominaban las tendencias político-económicas: Estados Unidos y la  Unión Soviética. Esto dio inicio a una denominada Guerra Fría, porque los países mencionados no se atacaron directamente, sino a través del desarrollo tecnológico y económico. Una pelea en la que el resto de los países elegían blanco o negro, los militares que derrocaron a presidente cubano optaron por los postulados "comunistas" y el puño de hierro económico estadounidense no se hizo esperar: el bloqueo continua hasta nuestros días. El espionaje se volvió el pan de cada para las  agencias de inteligencia de ambos países.  Con las poblaciones vigiladas, y una amenaza de guerra nuclear latente,  la vida en aquellos países no parecía muy divertida.
Soda Stereo se pronuncia en contra de esta situación en Obsevándonos, canción que pertenece al LP Nada Personal de 1985.





Título alternativo para la entrada:

LAS RESEÑAS DEL NIÑO FECAL

viernes, 15 de marzo de 2013

ESCÁNDALO

NOTA:  comenta en el apartado de la derecha SE VALE COTORREAR sin necesidad de cuenta>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
Relámpago Escándalo by A.S. on Grooveshark
Escucha las canciones, hazlo por la señora gorda.


Existe una frase que se le atribuye a Álvaro Obregón y reza como sigue: ¡Dios me libre de un pendejo con iniciativa! Sirva la  súplica del caudillo como caballito con tequila para entrar en calor.

 Obregón, también conocido en la esfera política como el recto, nunca dio su brazo a torcer.


Hasta hace dos días, la tranquilidad que reinaba  sobre  mi familia y yo  en la calle que vivimos,  fue profanada, quebrantada por  los pininos artísticos de mi vecina (abogada egresada del Universidad ICEL ,  hija de la dueña y habitante del edificio en que mis padres rentan. Como parte del anecdotario  con que pretendo orientar a los lectores para que asimile un poco la personalidad de quien hablo, mencionaré lo siguiente: ha fracturádose la mano por golpear la pared durante  discusiones con Edith, su exnovia, por lo menos tres veces desde que vivo aquí; peleó contra un hombre  y ganó el combate;  durante el temblor del 2010 ocurrido a las dos de la mañana, bajó al estacionamiento como dios la trajo al mundo de la cintura para arriba -mi hermano supone que ella completaba una serie de lagartijas [yo le respondí que unos cristos en la barra del armario] cuando el sismo la tomó por sorpresa-). El motivo: Acción Poética

Se preguntarán ¿qué carajos es eso? pues todo se resume a un colectivo que pretende compartir versos poéticos por medio de la intervención de muros en las urbes mexicanas (con un alcance que ya rebasó los límites geográficos). ¡Híjole! suena como a trabajo digno de un Sinquéhacer.


Ejemplo de un Sinquéhacer


Dicho lo anterior,  mi  fémina colindante hizo lo propio sobre el muro de la entrada de mi domicilio. Eran las ocho de la mañana cuando tuve la fortuna de salir con rumbo a la universidad, mientras la incipiente muralista ejecutaba su pieza. Al principio pensé que escribía el número correspondiente al edificio. Después pensé  que la construcción pasaba por un problema jurídico y ella, en condición de litigante, disponía de los recursos necesarios para evitar un problema mayúsculo, como aquellos predios en disputa, adornado con leyendas o mantas que advierten la situación jurídica. Imaginen mi cara de sorpresa cuando intenté confirmar mis suposiciones.




Los comentarios de mi familia (principalmente de mi madre y hermano)  no se hicieron esperar: 'pinche vieja ridícula', '¿es abogada y hace esas mamadas? que no mame, pinche lesbiana, parece que está dolida...'  La descalificaciones surgen porque la conocen y saben que no piensa como ellos quisieran, pero sobre todo, porque les parece de muy mal gusto,  de nacos. ¿Hasta qué punto me molesta? No lo sé. Mi hermano dijo que lo peor del caso es que nos van a cargar el muertito a nosotros dos, pero para ser sincero, a mí me hace mucha gracia en la medida en que ellos se avergüenzan. Hasta el momento en que escribo esto,  la tirada es que comenzarán a buscar otro departamento y nos mudaremos. 


La prueba fehaciente del escándalo. Al parecer, Escandar Algeet es el responsable. Hasta en el nombre lleva humor invountario. Hijo de la chingada.




No me pronuncio en contra de la Poesía ni de la Poética;  encuentro complicada su comprensión (ya no digamos su composición).  LO QUE ME IRRITA, es que confundan la poesía  con lo bello, y lo emocional con lo sentimental y además, se cuelguen de los versos por pretención. No es más que cráteres de identidad. 

Otra cosa muy molesta: la necesidad de pensarse obligados a cambiar al mundo. El pobre discurso que contiene el sitio (y supongo que mi vecina) tampoco dice exactamente qué es  lo que buscan. ¿Difusión? Dado el carácter íntimo de la Poesía, pienso como futil el ejercicio de intervenir muros para compartir  versos ¿por qué? porque el aura de la que hablaba Walter Benjamin se pierde, pero  sobre todo, porque  la  ridiculiza.  Prometo hacer un espacio en las próximas entradas para resolver el misterio de la significación de mi vecina (con su propio testimonio).



Aunque no tengo nada en contra de mi vecina, creo que llevó eso de llamar la atención, al siguiente nivel.  Imagino que planeó todo al ritmo de All The Things She Said del grupo T.A.T.U.  


Después de meditarlo un poco, se me hace que sí está dolida.

Y PENSAR QUE, ANTAÑO, MI MADRE QUERÍA EMPARENTARME CON ELLA.

domingo, 10 de marzo de 2013

EL MONO DE SEDA (PRIMERA PARTE)


Por cada canción que escuches durante la lectura, tres gobernantes sufrirán  diarrea por dos días.



El fin de semana acudí al museo Soumaya, perteneciente al empresario Carlos Slim Helú.  Mi novia quiso  ir desde que lo inaguraron y el resto se lo pueden imaginar. También influyó en nuestra visita que según ella, el museo cerraba hasta las diez de la noche. Además,  sentí una curiosidad casi morbosa por conocer el museo del hombre más rico del país,  ¿qué tipo de arte podría coleccionar un tipo como él? ¿cuál será su percepción del arte? eran muchas las interrogantes... será mejor que relate los hechos y dejo  los cuestionamientos para otro momento.



4:00 PM
La tarde era propicia para vagabundear en la calle. Sin tráfico, con el sol en descenso y una temperatura de 22 grados, salir a la ciudad es una chulada.  El viaje hasta el recinto fue complicado: poco transporte público y en el sitio sólo mencionan cómo llegar al museo de plaza Loreto. No obstante y con muy buen humor, caminé desde la estación del metro San Joaquín, pasé por el Salón 21 ahora con el nombre de un tequila, y finalmente llegué hasta el andador Ferrocarril de Cuernavaca.  A través del andador, se alzan edificios aún en construcción. Por su formación arquitectónica, mi novia me explicó que, a pesar de no ser armónico con el resto de las construcciones, el museo no es un fracaso desde el exterior, aunque tampoco disfruta el diseño de éste. Pasamos diez minutos al rededor de la construcción y nos preguntamos si los hexágonos que componen la cubierta,  fueron hechos pieza por pieza  o en serie.
Los estratos sociales que aparentemente visitaron el museo, equilibrados.  Habría dicho mi madre: nacos y fresas por igual.


6:00 PM
Durante la revisión de acceso, el guardia nos informó que las visitas al museo  terminan a las seis de la tarde con treinta minutos. Más les vale que se la chinguen rapidito, traduje para mi acompañante, que se indignó porque en la página que consultó, decía 22:00 PM. Con media hora en el reloj de arena, nos saltamos la escultura de la entrada y surgió la primera observación de mi acompañante: el recibidor no tiene nada de presencia.  No encontré la justificación curatorial del pilar perpendicular en la mitad del recibidor y mi asesora arquitectónica tampoco supo darme una posible explicación.

El pobre recibidor

el extraño caso del pilar Soumaya


6:10 PM
La tienda de recuerdos era enorme, mas nuestro juicio dictó evitarla. Todavía en el recibidor,  observamos una obra de Rufino Tamayo frente a El Pensador de Auguste Rodin. Así nomás, por sus pistolas.  Supusimos que era el mismo método que utiliza algún primo cuando nos presenta su coche modificado.



Interpretación del recibidor 

Tamayo cotorrea sin sentido en el recibidor




6:15 PM
El primer piso contiene la sala  DE ORO Y PLATA, MARFIL Y MADERA.  En lo que parece ser un tributo a Milton Friedman, el museo Soumaya ofrece al espectador una vasta colección de monedas y reliquias barrocas en los previamente mencionados materiales, acompañados de billetes antiguos y otros documentos financieros. 

6:17 PM
Los ojos comenzaron a picarme, solté unas lágrimas y pensé: no mames, estás exagerando.  Mi novia me encontró y dijo: no hay ventilación,  estoy sofocándome.  

En ese momento, vino a mí, el coro de la siguiente canción:




6:20 PM

- El servicio del museo ha terminado, jóvenes. 

 Antes de que tomara las fotografías,  pregunté al guardia de seguridad si podía hacerlo.

- Nada más sin flash, joven. 
- Sí, por eso no se preocupe - añadí.

A punto de tomar una imagen de la sala estaba, cuando otro guardia,  me indicó que no podía sacar fotografías panorámicas.

El otro guardia

- Ah, está bien - dije.

Apenas di unos tres o cuatro pasos, recordé que estudio periodismo y que me regreso.

- ¿Por qué no están permitidas las fotografías panorámicas?
- No se puede -respondió sin mirarme, como concentrado, en una actitud digna del Estado Mayor Presidencial.
- Pero, ¿por qué no se puede?
- Cuestiones de seguridad.
- ¿Para evitar que los ladrones sepan cómo son las salas donde están las piezas de oro?
- No, para que no se conozcan las rutas de evacuación -dijo. Esta vez sí me miró.
- Ah, muy bien, gracias.


6:30 PM
El segundo nivel lo recorrimos en menos de 3 minutos, sin autorización, porque fingimos buscar la salida. De este brevísimo momento, logré capturar una de las incongruencias  del museo que consiste en una pintura de Joan Miró junto al plano general de la Ciudad de México.

Harinas de diferentes costales


- Tienes que hablar de esto en tu blog - dijo mi novia.

CONTINUARÁ...


Títulos alternativos para la entrada: 

A) GRACIAS POR PARTICIPAR
B) CONSULTE SU CARTELERA
C) LLAMA MÁS TEMPRANO


P.D.: Cotorrea en la sección de comentarios en la esquina superior derecha del blog, sin necesidad de registrarte.

jueves, 7 de marzo de 2013

OPORTUNIDADES DE CARRERA

NOTA: de nuevo hice una lista para acompañar la lectura. Se vale escucharla.

Estaba buscando estadísticas sobre elecciones de carrera, y me encontré, de acuerdo con el Censo de Población y Vivienda del 2010, que 6 de cada 100 hombres y 8 de cada 100 mujeres de 15 años y más no saben leer ni escribir.  

Otro sector considerable de la población, pasa de una u otra forma por la instrucción académica. Algunos no llegan hasta los últimos niveles. Otros fueron, mas no  parece, y una diminuta fracción hasta lo disfruta. Elegir una carrera es una actividad digna del saber hacer:  en orden jerárquico, primero hay que investigar en qué  están dispuestos a invertir  apoyarnos los padres para su nuestro futuro, no vaya a ser la de malas y consideremos  el infortunio de estudiar Filosofía, Comunicación o peor tantito, Arte. 




Una vez que eliges la disciplina que te proporcionará la lana el conocimiento para sobre vivir, lo demás viene por inercia. Pero antes de iniciar con el ritual universitario, hay que estudiar el proceso completo.


Uno comienza los estudios más o menos a los tres o cuatro años de edad. A muchos los abandonan    inician en maternal. Todavía  te tropiezas como vaquilla recién nacida,  algunos siguen en la etapa gutural,  otros no saben ni pronunciar su nombre,  sin embargo, no son motivos suficientes para que nuestros afligidos, aunque estoicos padres nos empujen a dar los primeros pasos en la senda académica (y pobrecitos, con su intenso dolor,  pasan  el resto de sus mañanas en santa paz).

El kínder ni lo sientes. Bueno, es lo que me han dicho, porque sufrí de aferramiento  cada una de las primeras clases en los tres que me inscribieron (por diversas causas que se desvían de nuestro tema central, aunque si lo pienso bien, explicarían algunos puntos).  Sentía un miedo horrible: no conocía a nadie, mi mamá se alejaba entre la risa que le causaba que yo fuera tan chillón. Además me obligaban a repetir temas que ella ya me había enseñado en la casa. 

Ejemplo de aferramiento


Cuando avanzas a la primaria, encuentras lo mismo, pero corregido y aumentado: los que no saben escribir, los que vomitan la leche por la nariz, los que ya no llevan pañal pero siguen necesitándolo, los precoces que besan a las niñas, las aplicadas que no hacen más que señalar tu déficit de atención con sus constantes participaciones, los que te acusan con la maestra por salirte del salón, los amantes del alimento ajeno y finalmente, hacen su aparición triunfal los lambiscones, que dicho de otro modo, son los que comienzan desde el principio con su verdadera vocación. De este periodo recuerdo que todos mis libros de texto gratuitos incluían una pintura en la portada.


 Pasaba parte de la mañana sin abrirlos, nomás miraba las tapas, preguntándome qué chingados hacía un códice mesoamericano (una pinche piedra tallada decía en aquel entonces) en mi libro de matemáticas. A pesar de mi no diagnosticado déficit de atención, me las arreglé para terminar la primaria como un alumno promedio en toda la extensión de la palabra: mediocre. Las maestras me imagino que no podían tener altos índices de alumnos reprobados, y por lo tanto,  los chivos expiatorios eran compañeros en condiciones peores que las mías, aunque todavía fui partícipe del tradicional método didáctico levantamiento de pabellón auricular y su otra modalidad: de patilla

Afortunadamente, el personal docente ya la pensaba dos veces antes de utilizar la violencia como ejercicio de reforzamiento en la población estudiantil. 

En la secundaria quieren tratarte como adulto aunque sea la etapa donde más confundido empiezas a sentirte.  Cabe decir que algunos hasta se olvidan de la confusión  y siguen caminando como gallinas sin cabeza.


 ejemplos de alumnos modelo.

El maestro de Música sólo morboseaba enseñaba a las alumnas,  y los hombres, como perros de carnicería. Ibas a los laboratorios a hervir agua porque el resto de los componentes químicos (mera suposición) salían muy caros y podían gastarse.  En tres años, no recuerdo una sola clase en que se hiciera mención del arte, un esbozo, un error.

Después, en  la preparatoria, entré a una escuela privada. Me atrevo a decir que aprendí diversos artes menores, como el arte de la dipsomanía. En los últimos cuatrimestres, llevé Historia del Arte y he de ser sincero, aprendí lo básico, pero por lo menos ya platicaba de ese asunto que tanto alboroto me causaba.

Nunca pensé en estudiar  Arte como carrera. Me gustaban un montón de materias como Física (si le sabía), Filosofía (no le sabía), Economía (le sabía aun menos), además de Comunicación (no sabe, no contesta). En una reunión familiar, se me ocurrió decir que estudiaría Filosofía o Comunicación. 

- ¡Uy, no!
- Te vas a morir de hambre.
- Eso déjalo para cuando ya que tengas un trabajo estable.
- Primero aprende a escribir.
- No sabes ni tender la cama...

Los padres y las personas en general, no tienen reparos para pensar en términos de productividad y beneficio. Hoy, durante la comida,  le pregunté a mi madre: ¿qué preferirías que hubiese sido?

A) futbolista



















B) doctor











Eligió la B. Después le pregunté entre doctor y político y escogió al político (pero del PAN).



Ya no me atreví a preguntarle sobre estudiar arte. El mismo patrón de pensamiento lo veo repetido en mi familia: todos mis primos, sobrinos hombres, ingenieros.  Si ya soy la oveja negra por estudiar una ciencia social, no quiero imaginarme si hubiera estudiado arte. Algunos todavía me dicen:

- Ay mano, hubieras estudiado Economía.

Amigos míos que entraron a la universidad, escogieron las licenciaturas que odiaban menos. No hubo de otra... pa' adela porque no hay reversa...  reza uno de los tantos dichos al respecto. Las oportunidades son tan reducidas y el cupo es a cuenta gotas. Sin futuro para ti. Me gustaría ver a los profesores que elaboran los examenes de admisión, presentar sus propias pruebas.  

Si desde el principio nos dicen que lo primero que debemos evitar es el hambre, elegir una profesión parece muy fácil, si no fuera por lo que realmente deseamos estudiar. Lo anterior casi no tiene relación con accidentes, estrés, crisis económicas, asesinatos, suicidos,   tumores...

lunes, 4 de marzo de 2013

EL FIN DEL HOMBRE

NOTA: hay una lista de reproducción para la entrada. Está en la aplicación de grooveshark, del lado derecho, por si gustas.


La propaganda y la publicidad,  aunque desdeñables,  siguen siendo aspectos del saber hacer, que afectan el enorme hueco de equidad sobre los roles de género, ¿será que aún ignoramos sus consecuencias sobre nuestra percepción del mundo?

El hombre se define como ser humano y la mujer como fémina -cuando ella se comporta como un ser humano se dice que está imitando al varónSimone de Beauvoir


Ayer sostuve una conversación muy peculiar con mis compañeras R. y S. respecto a dos temas: la propaganda y rol de género. Todo surgió porque el profesor de Estilos Literarios planteó la siguiente situación: en una fiesta,  si a un hombre le gustan cinco mujeres, no se acerca a ninguna porque quiere irse con todas y eso lo paraliza. La mujer, en cambio, de los cinco que le gustan, se va con el que puede.  Para mí,  el comentario pasó casi inadvertido,  porque el maestro lo mencionó como ejemplo del carácter práctico de la mujer, contra la racionalidad lenta de los hombres. Pero en mis compañeras tuvo un efecto mucho más penetrante. Apenas salimos del salón, ambas aprovecharon para abordar y preguntarnos, como hombres, qué pensábamos  del comentario del profesor y el énfasis hecho en la palabra puede femenino, contra el quiere masculino. Primero  justifiqué al profesor: no fue su intención. Después pensé que un hombre no lo interpreta igual que una mujer. Y ya para rematar, les dije que mucho tiempo ha luchado la mujer por competir contra el hombre, en vez de crear sus propios roles. S. coincidió conmigo (hago la aclaración de que mis conjeturas no son afirmativas y sé que puedo estar enormemente equivocado, no  vayan a lincharme como en Tláhuac). 

Beethoven Frieze (detalle), Gustav Kimt




Más tarde, le pregunté a S. por la última película que había visto y terminamos conversando sobre Wag The Dog .  Los dos reaccionamos con interés sobre el poder de la propaganda y la publicidad, sin tomar en cuenta lo que representa para un país. No me atreví a decirle (pero lo pensé): ¡es casi un arte! Llegamos al extremo de decir que, sin considerar el daño a la sociedad, trabajaríamos en ello con mucho entusiasmo, aunque  de dientes para afuera.

Metro, Jean Dubuffet.
Ese mismo día, fui a CU,  y por segunda ocasión consecutiva, no hubo vigilantes en la sección de los vagones exclusivos para mujeres.  Decidí, con toda la intención, abordar un convoy restringido. Me senté, saqué el libro que llevaba en la mochila y en la segunda estación me dormí.
Desperté en la estación de Balderas. Un tren lleno de mujeres. Esperaba algunas miradas y posibles comentarios,  fantaseaba con las posibles respuestas, aunque ninguna se tomó la molestia. En Hidalgo, quedé enfrente de los auxiliares de flujo (a falta de una mejor definición). Uno de ellos, nomás me vio, intentó regañarme, pero con los audífonos puestos (el arte de ignorar), ni me inmuté. Tocó el vidrio  desesperadamente.
-  Caballero, ceda el asiento a una dama - ordenó.


Le respondí para mis adentros.



Nada más me levanté sin mirarlo, con el orgullo de haber validado mis suposiciones. El resto del  camino a casa, pensé sobre la profundidad que tiene la propaganda y la publicidad en nuestras vidas y cómo nos moldean.  Lo gracioso es que, durante el mismo día, primero me pronuncié entusiasta, y por la tarde, comprobé sus poderosos efectos  en las personas.
Me da pena admitirlo, incluso preferiría no decirlo, pero lo pensé como un arte.  >>>>>>>>>






Es en este punto donde se cruzan la propaganda, el rol de género y el arte, para elaborar uno de los planes más abracadabrantescos que han prevalecido en la ciudad de México, durante los últimos cinco años. Las nefastas medidas implementadas por el gobierno, con el fin de 'educar'  y 'fomentar' la 'igualdad' (en lugar de la equidad) de género. Consiste, si quitamos la retórica,  en separarnos como si fuéramos ganado en el transporte público. Separación de hombres y mujeres argumenta uno de los postulados del programa Viajemos Seguras.   El gobierno es el gran protector paternalista, defensor de las mujeres... sí cómo no.
El famoso "ex-tortista" es un caso muy lamentable, inevitablemente risible, pero aislado. Las autoridades no pensaron lo mismo. 





Admito que el horno tampoco está para bollos:  conservadurismo católico, desempleo, machismo, forman parte de las limitantes  femeninas.  Los propagandistas se pintan solos para hacer este tipo de mensajes brutales.  Si funcionan o no, es irrelevante; lo que importa es que la población femenina vea y crea que se está trabajando en el problema de la violencia contra la mujer, que  están haciendo algo al respecto.  Para que un cambio considerable ocurra, son bastantes los niveles en los cuales trabajar. Yo empezaría por el gigante tímido. Adiós a las telenovelas de mujeres abnegadas y pobres. Si la televisión tiene nivel de implicación  mayor que los libros,  apostaría por la instrucción a través de ese medio.  Pero la gente aún no comprende que la televisión podría hacer muchas cosas buenas. Los intelectuales siguen atrincherados en los libros, viven en la época de la imprenta en ese sentido, y los empresarios que  sí comprenden la capacidad envolvente de los medios eléctricos, hacen lo mínimo, porque son socialmente responsables. No en vano los utilizan para sus fines económicos y políticos.  



 El ataque publicitario  ganó terreno en la escena artística desde hace años, con la organización de eventos,  patrocinios, donaciones y construcciones. Un ejemplo, es el museo Soumaya, cuyo nombre proviene de la fallecida esposa de Carlos Slim. El diseño arquitectónico es una evocación de la colmena y el trabajo en familia, según el arquitecto. Inagurado por casi todas las élites al alcance del empresario, el museo está cargado con un discurso  obvio:  económico dominante, fiero, implacable y directo. 


Por otra parte,  la publicidad impone estilos de vida sin que lo notemos. El cine es su mejor aliado: algunos cineastas han filmado comerciales para algunas marcas, en especial para las de ropa de diseñador. Hombres y mujeres no logran resistirse: el consumo es la gran adicción invisible del siglo XXI. No existen centros de rehabilitación. Las disciplinas en materia, aún consideran el trastorno obsesivo-compulsivo como un problema mental interno, mas con tanto estímulo visual,  me pregunto qué tan cierto es.

Tal es su fuerza, que consigue que una modelo parezca ama de casa (con las implicaciones de género que ello contiene); hace feliz a tu nariz; a que no puedes comer sólo una; debes tomar lo bueno etc. La estética es su aspiración.  De ella depende: es su punto débil y su fortaleza. ¿Cuántas veces he escuchado a familiares,  novia, amigos, decir: ay me encanta tal comercial?


Sin embargo, Marshall McLuhan decía que una forma de combatir a la publicidad es con la lectura de sus frases en voz alta, porque revela su carácter ridículo.


La manipulación como forma de arte, aprendió durante el siglo pasado,  cómo controlar el pensamiento de las personas. Logra sus objetivos de manera eficaz y casi sin objeciones. Divide o une según sus necesidades. Las personas creen que consumir es una elección y no un constante empuje hacia ello. Mantienen nuestros sentidos entumecidos sin oportunidad para responder.  Las mujeres y los hombres deberán luchar verdaderamente contra ello, sin que las instituciones decidan qué hacer por nosotros. No obstante, pienso que el dominio del hombre  ha terminado y hace su último  esfuerzo por medio de la propaganda y publicidad para revertir la situación.

La huída, Remedios Varo. 


 En palabras de Henry Miller:

Si nos volvemos hacia una realidad más grande, es una mujer quien nos tendrá que enseñar el camino. La hegemonía del macho ha llegado a su fin. Ha perdido contacto con la tierra.